PERÚ.Central y Sur

América ,

En Huaraz me hospedo en el Hostel el Tambo, es baratito, 10 soles. Hay un gran ambiente.Los días me pasan muy amenos haciendo vida de barrio y compartiendo grandes momentos con otros viajeros.

La lluvia continua y tras 17 días parado en Huaraz, decido continuar la ruta ya que no veo que el tiempo vaya a mejorar.

Salgo de Huaraz dirección el Glaciar Pastoruri, es una carretera de tierra que me hace cruzar el Parque Nacional Huascarán por última vez. Con esta será la tercera vez que cruzo la Cordillera Blanca.

Tras tantos días parado he perdido condición física y me cuesta mucho arrancar.Se terminó la vida de burgués y vuelve la vida de nómada.

Tras los primeros kilómetros por la carretera principal llego al desvío que me adentra en las montañas de nuevo.La carretera se convierte en tierra y piedras, empieza una ligera subida junto a una Pampa y un rio muy bonito.

Hago unos 15 kilómetros de carretera bastante mala para acampar junto al rio a 3800 m de altura. Hay muchos sitios donde acampar , la Pampa es enorme. Al final del valle se pueden ver las cumbres nevadas, allí voy.

El día  está nublado y parece que vaya a llover, monto rápido la tienda de campaña y me cocino una pasta. Una mujer con su hijo viene a verme y me invita a que acampe en su casa. En otra ocasión no hubiera dudado en ir pero tras 17 días en Huaraz me apetece mucho estar solo  y rechazo la invitación.

 Por la noche llueve pero amanece completamente despejado. Tras recoger el campamento sigo por una carretera con una ligera pendiente pero en mal estado. La falta de rutina y la altura me pasa factura, voy muy lento y agotado. Voy parando y contemplando el paisaje.

La entrada al parque cuesta 30 soles para un día, no pago más porque solo hay una entrada. Tras la entrada la carretera empieza hacer zig-zags y ganar rápidamente altura. Eso hace que me canse más pero las vistas a las montañas y sus nevados hacen que se me quite rápidamente el cansancio.

A medida que gano altura la Pampa se queda abajo y voy ¨palante¨con los nevados siempre delante.

Las nubes y los truenos aparecen, se aproxima una tormenta. Acelero la marcha para llegar al Pastoruri, con la esperanza de encontrar algún refugio donde esconderme. Cuando falta un kilómetro para llegar  empieza a granizar. Estoy muy cansado pero aprieto los dientes para llegar al cruce que va al Glaciar. Al llegar no veo nada para refugiarme solo un techo de un letrero que indica 2 kilómetros para llegar al glaciar. Con ese techo de 1 metro me refugio de la intensa granizada. Estoy parado unos 30 minutos esperando a que pare. Como siempre, cuando llego a la parte alta de la ruta me graniza.Estoy a 4790 metros de altura.

Tras 30 min amaina un poco y decido continuar por la carretera que me va a llevar a la otra parte de la Cordillera Blanca. No voy al glaciar porque no se ve nada , está completamente nublado.A  lo lejos veo a un grupo de vicuñas comiendo.

La carretera mejora, esta parte no hay tráfico y el camino de tierra es bastante más llano, voy subiendo y bajando manteniéndome a 4600-4700 m. Tras 10 kilómetros encuentro un buen lugar para acampar y pasar la noche con vistas a un nevado de 5100 m. Planto la tienda de campaña  lo más rápido posible porque el granizo ha hecho acto de presencia otra vez.Mañana será otro día.

Amanezco con la carpa completamente congelada. Menos mal que sale un día soleado y me puedo calentarme a 4656m de altura, sentadito al solecito tomando una avena y un café calentito.

Tras el desayuno y recoger la tienda de campaña sigo la ruta, el paisaje es hermoso.Estoy en medio de la Cordillera Blanca, lo disfruto porque se que cuando salga de aquí  se habrá terminado  esta belleza.Es sin duda uno de los lugares más hermosos de todo el continente Americano.La parte más bonita de Perú y posiblemente de los Andes. Gano un poco de altura alcanzo los 4800 metros, me mantengo a esta altura durante varios kilómetros hasta llegar a los 4842 metros de altura.Mi récord hasta ahora, nunca antes había estado tan cerca del cielo.

Desde que pasé el Glaciar Pastoururi no me he cruzado con un solo coche.Estoy en soledad posiblemente en uno de los lugares más bellos del planeta y esto me encanta. Me siento a contemplar el paisaje  una y otra vez. Lentamente me marcho de estas montañas que tanto me han hecho soñar.

La primera parte hasta el glaciar  tiene una Pampa preciosa con sus montañas al frente, pero la segunda parte es simplemente espectacular.A más de 4700 metros tiene una pampa hermosa que te mantiene en altura y la falta de tráfico hace que la carreta esté llana y sea una delicia pedalear por ahí.El color verde de su pampa acompañado de los riachuelos que caen de los glaciares es uno de los regalos más bellos del viaje y del que me acordaré toda mi vida.

Vivimos de las experiencias, no de cosas materiales y este paseo por este rinconcito del planeta me ha dado un bonus de vida.

Lo mejor es que al mantenerte en altura, puedes disfrutar de la belleza y de estar pedaleando por el techo del mundo.Un mar de montañas enfrente, ni más ni menos que la cordillera de los Andes.Parece una tierra de Dioses donde el ser humano todavía no ha llegado.

Para mí, junto el Portachuelo de LLanganuco lo mejor de Perú hasta ahora.

Tras una bajada de varias decenas de kilómetros le digo adiós a la Cordillera Blanca con pena. Vuelvo al asfalto y tras pasar el pueblo de Hualluco acampo junto al rio Vizcarra. Después  de la población de la Unión vuelvo a subir hasta una Pampa a 3800 m,  se acaba de nuevo el asfalto y empieza una carretera de piedras horrible.Voy subiendo muy poco a poco pero me siento miserable por el estado de la carreta.

Una pampa maravillosa atravieso poco a poco, aldeas de casas de adobe, mucho ganado: vacas y ovejas.Paro en un pueblo llamado Secchi, unos niños llenos de mocos vienen a saludarme. Nacer aquí te marca de por vida, es una tierra sin oportunidades, no tienes expectativas de vida ni posibilidades de nada.

Sigo y subo hasta 4092m, por el camino solo me encuentro con algún pastor con su rebaño de ovejas hasta bajar al pueblo Baños donde la carretera vuelve a subir hasta el pueblo de Paracsha. Continuo por camino de tierra hasta los 4243 metros de altura.Sigo pasando por aldeas que me hace reflexionar sobre como te marca tu destino dependiendo de donde nazcas. Aquí las aldeas son completamente de autosuficiencia.Cultivan y tienen animales para comer y poco más.El frío intenta que me sienta miserable, pero ¿cómo sentirme miserable viendo a esta gente luchar por seguir adelante?Me siento muy afortunado de poder elegir mi vida, de poder elegir agarrar una bicicleta y salir a ver mundo.

Tras un descenso paso por el pueblo de  Antocolpa, nuevamente el frio acampañado de lluvia me golpea y decido parar a comer un almuerzo.

Tras el almuerzo sigo por una carreta de trocha hasta subir dos pasos por encima de los cuatro mil metros, 4102m y 4200m, para llegar a la fantástica Laguna de Lauricocha. Esta es enorme y de una belleza sin igual.Su belleza hace que me quede los primeros momentos alucinando. Todo el sacrificio para llegar hasta aquí ha valido la pena.

Hay casas viviendo al pie de la laguna, pienso que menudo lugar para vivir.La gente se mueve arriba de sus caballos, suben y bajan las laderas de las montañas.El lugar es de una belleza extremadamente alta.Es un sitio que es un regalo vivir.

En la carretera me suceden varias lagunas hasta subir a 4720 metros donde está la Mina de Roura. Contemplar esta mina junto a los nevados de más de 5000m me hace daño a la vista.Me tengo que acostumbrar porque estoy adentrándome en el Perú central , tierra minera por excelencia.  Hasta llegar a Cerro de Pasto pasando por Oyón, se suceden las minas, la lluvia, el frio, el granizo, la carreteras de tierra en mal estado e incluso un paso de montaña a 4737m, el Abra Ucchuchacua, y otros dos sin nombre de 4430m y 4510 m. Todo esto acompañado por el vaivén de camiones que trabajan en la zona hace que los días sean muy duros.Me noto muy cansado, tantos pasos de montaña por encima de los 4000 metros, tantos días de lluvia , de frio, de caminos de tierra creo que me están pasando factura.

Cerro de Pasto es la ciudad mas alta del mundo y la más fea también. Tiene una mina a cielo abierto en la misma ciudad, esto hace que ni me pare y me vaya directo a la Pampa de Junín para salir de las montañas y adentrarme en el altiplano del Peru central. El asfalto y una ligera bajada hace que en tres días haga 300 km, cosa que ya ni me acordaba de cuándo fue la última vez, creo desde Centroamérica.

Llego a Huancayo y descanso en casa Abel , el primer warmshowers de Perú.Allí descanso tres días y aprovecho para limpiar la bicicleta que tantas penurias ha pasado.

El Perú central no es muy interesante comparándolo con el Norte de Perú.Lo más interesante hasta llegar a Cuzco fue Ayacucho.Una ciudad pequeña con un centro histórico muy bonito.Con plazas y calles peatonales muy agradables para pasear y tomar algo. La ciudad  fue cuna del terrorismo en los años 80 con el sendero luminoso.

Con la llegada a Abancay se terminaron las lluvias. Han sido casi 5 meses, desde finales de diciembre de 2018 hasta el 15 de mayo de 2019 de lluvias constantes. Nunca antes había estado en un periodo tan largo de lluvias y espero no estarlo más.

La salida de Abancay es muy dura, 35 kilómetros de subida y un desnivel de 1500m.Pero al llegar arriba una nueva Cordillera Nevada de más de 5000m me espera.La cordillera de Sarkantay con el pico más alto , el Sarkantay 6271m ,el Kiswar 5771m, Saksorayuq 5918m, el Chuquitar 5512m y Amparay 5418 entre otros.

Después de cuatro meses y medio de sube y baja por las montañas de Ecuador y Perú, por fin llego al altiplano.

En Cuzco descanso 6 días y me reencuentro con amigos que hice en Huaraz. Pasamos los días todos juntos en un hostel baratito  cerca de la plaza de Armas.

Cuzco prbablemente sea la ciudad más turística de Latinoamérica.Cosa que hace que 6 días sean suficientes para partir de nuevo rumbo al lago Tiquicaca. Mi última frontera antes de llegar a Bolivia.

Desde Cuzco a Juliaca es puro altiplano con un paso a 4237m ,el Abra Raya.Los 350 km que separan ambas ciudades lo hago en 4 días.Llego a la casa Ciclista de Juliaca un poco resfriado. Geovani me recibe con los brazos abiertos.Paso cuatro días de los cuales tres los paso en la cama, mis primeros días en cama desde que empecé el viaje.

Ya recuperado me dispongo a bordear el lago Tiquicaca por la parte norte.

El lago tiquicaca es el lago más alto navegable del mundo.Mirarlo me hace recordar a casa.Me recuerda al mar Mediterráneo, un mar tranquilo sin olas y de un azul intenso.

El camino  desde Juliaca a Tilali es tranquilo.En esta pequeña población está emigración, donde me sellan la salida del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *